UNA OFENSA, UN DILEMA

Hoy tengo que afrontar un encuentro con alguien que me ha herido sin motivo, sin razón, por ignorancia, ceguera y desconocimiento.

El golpe, como todos, hiere, duele y provoca rechazo, cabreo y desazón.

Cosas de la herencia de mi padre, 5 hermanos y alguno con varios cónyuges… Lo demás, lo podéis imaginar.

Haya poco o mucho para repartir, sólo ha traído problemas, problemas y más problemas y eso que mi cáncer, efectiva y oportuna pomada balsámica, lo está suavizando todo bastante… jjj, no hay mal que por bien no venga.

Hoy voy a ver al del golpe y me he puesto a reflexionar sobre las opciones de que dispongo cuando lo tenga delante.

Básicamente son tres.

Una. Lo ignoro. Como si no existiera. Le doy a probar el duro látigo de mi indiferencia total y absoluta.

Dos. Lo desprecio. Le pago con la misma moneda. Ojo por ojo… Le hago saber con claridad diáfana que yo como enemiga soy devastadora, terrible, temible… Godzilla.


Sino que se lo pregunten a mi pobre marido… jajaja.
He de decir, como Escorpio, con ascendente Escorpio, que este terreno, no sólo lo domino, sino que, para mi pesar, me causa cierto secreto placer.

Tres. La compasión, el perdón, el amor y la gratitud.

Esta tercera vía es la que más me cuesta, pero es la que más felicidad, sin duda alguna, aportará a mi vida y a mi Corazón.

Así que aunque sea por puro egoísmo, elijo ser feliz y perdonar.

Que dijo mi Jesús en su calvario… padre perdónalos por que no saben lo que hacen.

¿Buena enseñanza no crees?

Que dice el “Oponopono”… Lo siento, perdona, te amo, gracias.

Así que a este muchacho, que gracias a dios no es ninguno de mis 4 queridos hermanos, que sólo me toca de refilón, y que no me conoce de nada el pobre, aunque parece que le gusta ir hablando de mi, a este pobre ciego, sordo y no mudo, le digo…

1.Gracias por ser mi espejo.
Me muestras como todos podemos equivocarnos, expresando opiniones completamente falsas y carentes de fundamento, haciendo un daño grande y a menudo irreparable.

Me muestras como todos, en ocasiones, opinamos alegremente haciendo hirientes suposiciones, carentes de fundamento, inútiles y dañinas.

Lo veo tan claro en ti, que gracias a ti, lo corrijo en mi.

Intentaré estar bien atenta para no cometer el mismo error.

2. Perdón en dos direcciones.

Te y me perdono, por si te cause y me cause daño, sin saber, sin querer, sin ver.

Con la misma ceguera que ahora te ciega a ti.

Te pido y te doy perdón, pues libero así mi carga y sigo mi camino más ligera y feliz.

Lo otro sería de tontos, muy, muy tontos… jjj.

3. Y por último… Te quiero.

Si.
Dicho con verdad y desde el corazón.

No es tan difícil.

No tengo más que mirarte a lo ojos y ver al creador, al padre, a Dios, en ti.

No eres más que otro espíritu, como yo misma, buscando, creciendo, aprendiendo, recordando quien eres en realidad.

Esa chispa divina que vive y resplandece en todo lo que miro.

Quizá estés ahora más perdido y ciego que otros, pero no tengo duda de que encontrarás la luz que ilumine tu camino.

Hasta entonces, como decía lluis Llach, cuando todavía se podía hablar con el, por que todavía quería hablar con todos…

“Que tengas sort y que la vida te de un cami bien largo”

Y aaaadiosssss…

Es decir: “hacia Dios”, deseo que camines.

LA PRÁCTICA

Un pranayama más.
Relaja, serena, calma y conduce deliciosamente al silencio.
Y lo mejor… No sé su nombre.
Una gran maestra, que nos espera en la habitación de al lado, me lo enseño.
Gracias Neelan.

En postura de meditación, la tuya, la cómoda, firme y estable.

Observa detenidamente tu cuerpo, visitando con amor todos sus hermosos rincones.

Regálate gratitud y cariño sin medida.
Te sobra.

Observa ahora durante unos instantes tu respiración espontánea y natural.
El aire entra, el aire sale, entra, sale…
El regalo misterioso de la vida haciéndose en ti a cada instante.
Increíble ¿no?

La inspiración un inmenso regalo, la espiración un maravilloso favor.

Aplica un suave ujjayi, sonido gutural del aire, a su paso por la garganta.

Recuerda, suave, muy suave.

Introduce una cuenta numérica.
Inspira contando 3 segundos, espira contando 5.
3-5 varios ciclos.

Concéntrate, no te disperses. Si te vas con tus pensamientos, lo cual es muy habitual, vuelve, regresa cuando te des cuenta y continúa con la cuenta 3-5.

Introduce ahora una detención de 2 segundos a pulmones llenos y de 2 a vacío.
La cuenta quedará 3-2-5-2, varios ciclos.

Al cabo de un tiempo, retira la detención del aire.
De nuevo 3-5 varias respiraciones.
Retira la cuenta.
Sólo respira en ujjayi.
Retira el ujjayi, respira en silencio, sin sonido.
Retira la observación de la respiración.

Sólo observa los espacios de la consciencia.
Observa lo que observas.
Observa a quien observa.
Sé, quien observa.
Eres…
Experiencia de existencia pura.

NAMASTE

Día 92
Día 94
¿Te ha gustado mi día? Compártelo