AHIMSA Y MI GRAN DILEMA

Ahimsa es un principio yoguico.

Es lo más… jjjj.

Engloba a todos los demás principios, los contiene, es el misterio, es la respuesta, es la solución al gran dilema… o eso intuyo.

Pero hay que profundizar, sumergirse, bucear bien adentro, en sus eternas aguas, para comprender un poco mejor de que estamos hablando.

AHIMSA es la no violencia.

Algo me dice que es el fin último, camino y caminante en uno, destino y ruta al mismo tiempo.

Cristina quítatesodelaboca ¡que no se te entiende maña!
JAJAJA.

Y es que no es fácil explicar mi dilema.

Así que lo voy a plantear tan sólo… Y ahí lo dejo.

El tratamiento de alquimioterapia es una lucha, una guerra, una batalla y si dije lo contrario, me desdigo… Que como dijo aquel: “estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros… jjjj”.

A este respecto yo inventaría el transfuguismo como partido político, cambiaría constantemente de opinión por el bien de “Demos”, de la sociedad, del pueblo.

¿Y por qué no?

Por que no poder cambiar lo que uno piensa, si todo es impermanencia, y lo que ayer era “@”, hoy es… Vaya usted a saber.

Bueno a esto le daré una vuelta… que no estoy muy segura de lo que digo… jjj.

Sigo con el otro dilema, el importante.

Si tengo como principio básico vital la no violencia… ¿Por que todo lo que vivo y me rodea es lucha?

La al-quimio, la “C” y la salud, la vida y la muerte, el bien y el mal, la noche y el día, todo en la naturaleza conocida, la dualidad de la existencia, mire donde mire, sin vendas, sin tapujos, con honesta sinceridad… Todo es lucha… Y yo, con mi “no violencia” en la mochila.

Esto ya se lo planteo el príncipe Arjuna, la noche antes de la gran batalla contra sus propios primos, que estaban en el otro bando, vaya faena, lucha intestina que no sabía cómo afrontar.

Y en esto, aparece krishna, el avatar de la divinidad, en un magnífico carro alado, que en india no se están de nada, y en uno de los más hermosos poemas épicos jamás escritos, le explica a Arjuna como enfrentar la batalla y todos los demás grandes secretos para alcanzar la liberación, Moksha, dicho sea de paso, a través del yoga… jjj.

La o el Bhagavad Gita, de lectura imprescindible para un buen “buscador”, encierra, narra, resume, compila, plantea y da respuesta a muchos, por no decir a
todos los grandes dilemas de la humanidad.

¡Ahí es nada!

Bueno, pues eso… ¿Como lucho sin violencia?, pregunta Arjuna… Mediante la “Recta Acción”, responde Krishna… El karma yoga, el cumplimiento del Dharma, del deber, a través de “actuar sin esperar los frutos de la acción”, o acción desinteresada, desapego máximo de la anhelada recompensa.

Ejemplos muchos… Gandhi, Madre Teresa…

Y anónimos ni te cuento…

Los enfermos de cáncer, con nuestra gran “C” acuestas algo tendremos que aprender, en esta lucha intestina, entre parientes, con nuestro propio cuerpo, en nuestra propia mente, solos… Frente al mundo.

Como bien advertí… Yo solo planteo el dilema, pero que cada cual resuelva lo suyo.

LA PRÁCTICA

En mi práctica de yoga me resulta fácil aplicar Ahimsa.

Realizar la Asana sin tensión, sin fuerza, sin lucha, sin buscar, sin esperar, sin recompensas, ni premios, ni medallas, por el simple gusto y placer de permanecer en ella, respirándola, sintiéndola, saboreándola como el mejor de los manjares, deleitándome en sus detalles, en los pequeños cambios, dibujándola como una obra de arte, una hermosa creación, un perfecto matrimonio entre cuerpo, mente, respiración y presencia.

“Cuando el esfuerzo por hacerla, se torna en no esfuerzo… eso es Asana”.

Para poder mantenerla en el tiempo elijo una postura con ayudas.

La preparo con expulsión a fondo, namaskar, jatara parivrtasana y feto sobre la espalda.

Escojo la postura invertida con apoyos.
Piernas apoyadas en la pared, tumbada sobre la espalda, cojín generoso bajo zona sacra o nalgas, manos entrelazadas debajo de la cabeza, si es necesario también cojines bajo codos.

Inspiro del tercer al quinto centro, espiro del quinto al sexto, dejando que la energía se expanda en el espacio de la consciencia, iluminando con claridad y sabiduría mi camino.

Compenso en feto.

Después en postura de meditación…

Mentalmente inspiro Om, espiro Shanti… paz, paz, paz.

Experimenta… No hay otro modo de aprender.

NAMASTE

Día 61
Día 63
¿Te ha gustado mi día? Compártelo