LA VIDA A SORBITOS

Entre las náuseas y el cansancio he decidido tomarme la vida a sorbitos, cosa nada fácil para alguien de trago largo, acostumbrada a comérsela a grandes bocados.

Pero ahí estoy yo, intentando adaptarme a «la circunstancia de llamarse cáncer».

Hablaré de estos dos síntomas, que de entre muchos otros, me parecen los más característicos, especialmente los días postgotero de al-quimio.

El primero, que en mi caso aparece a diario, el cansancio, os diré que es muy particular ya que no se parece a ningún otro tipo de agotamiento que haya experimentado nunca.

La quimio «agota-y-no-miento»… Es decir trae consigo el agotamiento… Siempre jugando con las palabras… jajaja.

Es como si en un momento dado se te acabarán las pilas que llevas puestas para todo el día.

Salgo a la calle dispuesta a dar mi obligatorio paseo matutino, recomendado por el médico, ya que no hay que dejar el ejercicio físico moderado mientras el cuerpo aguante.

En la segunda manzanas, sin previo aviso, aparece Mister «cansancio», te coge del brazo y se viene contigo y «ojito» que puede que ya no te suelte en todo la jornada.

Así que continúo el paseíllo, pasito a pasito, sorbito a sorbito…

Con el segundo síntoma me pasa tres cuartos de lo mismo… Las náuseas.

Aparecen y ya está.

Se cierra el estómago, se me pone una pelota de pinpon en el esófago y ¡a ver quien es la guapa que come!

Pues de nuevo pasito a pasito, sorbito a sorbito, que ando perdiendo peso y no conviene perder mucho más, sino ¿quién le hace frente a la quimio?

Os contaré mi experiencia de esta noche con las náuseas y el cansancio y de cómo superarlas o al menos intentarlo.

LA PRÁCTICA

Por si puede ayudar a alguien…

Cómo superar una nochecita toledana de náuseas y cansancio con sencillas técnicas de respiración.

La ventaja de llevar 30 años en esto del yoga es que me permite acercarme cuando lo necesito a ese «gran centro comercial» de 8 plantas y desde la primera, «Yamas», hasta la octava «Samadhi», coger lo que conviene, según mis necesidades.
Tengo tarjeta de socia vip… jajaja.

Hoy nos quedaremos en la planta cuarta, sección de «Pranayama» o técnicas de respiración yoguicas que nos pueden facilitar muchísimo la vida.

Lo primero, unas breves pautas a tener en cuenta.

La posición sentada, columna recta, o como yo esta noche, en la cama tumbada sobre la espalda.

La comodidad, la invitada de honor, tanto en la posición corporal, como en la respiración.

Simplemente pregúntate de vez en cuando ¿estoy cómodo? y si la respuesta es no, ajusta o cambia, para que la respuesta sea siempre sí.

Comenzamos.

1.Observa tu respiración natural y espontánea sin intervenir en ella.

2. Kapalabhati, pranayama de limpieza a todos los niveles.

Yo esta noche he limpiado toda la quimio sobrante, dejando sólo la que destruye las células malignas y respeta y cuida al resto.

Lo  he hecho con mucho cuidado y silencio para no despertar a mi paciente marido que madruga muchísimo.

Son expulsiones dinámicas acompañadas con suaves toques de abdomen hacia adentro.

La inspiración viene sola.

20 o 30 respiraciones.

Tres ciclos y entre ellos inspiración profunda con suave detención a pulmones llenos.
Todo fácil, todo suave, todo cómodo.

Entre ejercicios observa simplemente como el aire entra, el aire sale, entra, sale…

3. Respira ahora por los dos conductos nasales y date cuenta de cual es el que lo hace con más facilidad, de acuerdo con la fisiología de la respiración.

Túmbate en posición fetal de ese lado, del fácil, e inspira por el que parece más obstruido, que queda arriba y libre, espirando por el otro.

Repite varias veces.

De nuevo sobre la espalda o sentado, aplica la respiración alterna, Nadi sodhana, pranayama equilibrante.

Puedes utilizar el mudra si lo conoces.

Espira por el conducto izquierdo, inspira por él, espira por el derecho, inspira por él.

Alternando conductos, sintiendo la armonía.

4. Ujjayi pranayama.

A mi me gusta este…

Respira por los dos conductos en suave sonido gutural, como el que hace una gota de agua al caer por un surco de arena fina. Fíjate que sutil…

Inspira contando mentalmente 3 segundos.

Espira contando 5.

Varios Ciclos de 3-5.

Deja que surja de manera espontánea la pausa entre ellas.

Si aparece, que sea de 2 segundos, a pulmones llenos, vacíos o a ambos.

Ciclos de 3-2-5-2.

Luego, despacio… Elimina las pausas.

3-5.

Elimina la cuenta.

Elimina el sonido ujjayi.

Deja de observar la respiración.

Navega en tus espacios de silencio y de calma… No hay nada que hacer, nada que buscar, nada que lograr…
Sólo SER… La experiencia de la existencia misma, pura, plena, sin vestiduras, sin deseo, sin lucha.

Yo me he dormido y ¡adiós náuseas!… jjj.

NAMASTE

Día 57
Día 59
¿Te ha gustado mi día? Compártelo