YOGAR

¿Por que hago yoga?
Me han hecho esta pregunta muchas veces.
No es como escribir o sonreír que me viene de serie, como ya os dije.
Es mucho más que una simple faceta de mi vida, por importante que esta sea…

Al principio pensé que la palabra yoga había aparecido en mi camino a los 25 años, como por arte de mágia, y así fue, pero esto es otra historia y os la contaré otro día…

Ahora me doy cuenta de que el yoga ha adquirido una dimensión completamente nueva para mi.

Jugando con las palabras, que me encanta… jejeje, he transformado la palabra yoga en un verbo… el verbo «YOGAR».

Yogar es VIVIR y me vienen a la cabeza, cambiando solo dos letras, muchos sinónimos y significados similares…

Yogar es soñar, que toda la vida es sueño como dijo Calderón.

Es vogar, que la vida es un viaje navegando por el planeta azul.

Es morar como decía Santa Teresa en el SER divino que nos habita.

Es orar… una aména y entretenida charla conversando con Dios.

Es obrar pequeños milagros de amor… el «Servicio» de la Madre Teresa.

Yogar es en definitiva Vivir y por lo tanto esta en la esencia misma de la vida.

«Pienso luego existo» formuló Descartes.
Yo diría… «Vivo luego Yogo».

Ay madre!!! que no sé si me vais a entender con tanto juego de palabritas… jejeje.

Lo que quiero decir es que yogar o hacer yoga es mucho más que asistir a unas clases, hacer asanas en un tapiz, sentarse en meditación, encender una velita, un incienso, poner un Buda, maestro o yogui con una música de preciosos mantras…
Es infinitamente más… o así lo siento.

Se ha transformado para mi en un concepto completamente holístico que lo engloba y lo incluye todo… como las grandes verdades, como el amor, yoga es hospitalario e incluyente.
Ha trascendido fronteras, continentes, culturas, lenguas, tradiciones, razas, edades… abriéndose como una hermosa flor para entregar su aroma a todo aquel que se acerque a conocerla.
Y siendo así no puede excluir a los enfermos.
Si hay yoga para niños, tercera edad, yoga en el agua, en la sauna, en el aire con cuerdas que te sostiene, y una infinidad de yogas más, como vamos excluir a los que tanto se podrían beneficiar de sus técnicas.

Pensémoslo bien, los 8 peldaños del Ashtanga yoga pueden ser practicados por una persona que, por ejemplo, este actualmente ingresada en un hospital.
Yamas, Niyamas, Asana (de meditación o savasana), Pranayama, Pratyahara, Dharana, Diana, y por que no Samadhi.
Ahí lo dejo…

LA PRÁCTICA

Para mí la verdadera práctica de yoga consiste en el mismo hecho de vivir.

Practico yoga cuando duermo, cuando como, cuando ando, cuando respiro, cuándo canto, cuando hablo, cuando escucho, cuando río, cuando lloro, cuando hago todo eso… «despiérta», aunque este durmiendo, conectada con mi Ser, en atención plena, en consciencia pura, sintiendo cada segundo como un misterioso y anhelado regalo que me es concedido por la Gracia y que me hace sentir profundamente amada, querida y cuidada.

Solo necesito conectar el «modo testigo» para abrir los ojos y VER… y en ese instante todo se transforma en Yoga.

Aprendamos a conjugar el verbo… yo yogo, tu yogas, el yoga… jejeje

Feliz práctica!!!!!

Dia 40
Día 42
¿Te ha gustado mi día? Compártelo