EL CALENDARIO

El viernes estuve con mi amiguapioncologo.

Tras unas semanas de pruebas, TAC, PET, gamma, analíticas completas, dietas reguladoras de niveles, y una vez confirmado que estoy completamente sana, ¡manda narices!, hemos fijado, por fin, el calendario del tratamiento.

Mañana me ponen un reservorio subclavicular intravenoso… Un nombre precioso… nada, una pequeña intervención, anestesia local, 5 horas previas en ayunas, con suerte medio kilo menos, y para casa. Es un botoncito debajo de la piel por el que introducirán el líquido elemento sanador de la quimio, gracias al cual las venas de mis brazos se libraran de la abrasión. Ya se abrasarán otras que no vemos.

Yo prefiero verlo como un “chip”, alta tecnología, de agente secreto de los servicios de inteligencia, con poderes inimaginables… Cris boom 007… jjj.

El miércoles por la mañana en el hospital cita con la gran “Q” (Quimio), sustancia mágica que sanará mi gran “C” (Cáncer).

Resulta tremendamente paradójico… entraré sana… Ya veremos como salgo.

Todavía el viernes le insisto a mi guapo doctor… ¿estás seguro de que la quimio es necesaria? ¿No estaremos siendo un poco exagerados? ¿No podemos posponerla… pensarlo un poquito más?…

Me miró con una sonrisa triste y resignada y me dijo… pues no, va a ser que no. A la gran pregunta ¿y si fuera tu hija harías lo mismo?… pues si , va a ser que sí.

¡Buen intento Cris!

Después… la sensacion de Vacio infinito, extraña, sorprendente.

Actívo el “Modo Testigo”  y observo, miro… Nada… Vacío…

¡Eh Oooooooh!… ¿hay alguien ahí? Como en el chiste de Eugenio… de nuevo la Nada por repuesta, sólo se me devuelve el eco de mi propia voz… Si, si pero ¿hay alguien?

Me parece ver las sombras de la caverna de Platón y siento una soledad profunda.

Creo que está “Nada” que percibo es un mecanismo de defensa de mi propia conciencia que se protege, se anestesia frente a la tormenta que se avecina… bueno, ya me parece bien!

Como en un sueño del mejor surrealismo Daliniano, Autor, Personaje y Espectador se confunden en UNO… son lo mismo… Yo… frente a una enorme piscina medio llena de agua clara, azulada, transparente, limpia, energía, luz calida, sanadora, mágica, fortalezadora, llena de vida y de promesas nuevas.

Siento vertigo… igual que en la película de Hitchcock me tiro al vacío. no está James Stewart para impedirlo… me zambullo en ella y me doy un gratificante baño en mi gran “Q”. Todas las células malas desaparecen, todas las buenas brillan de salud.

Déjame soñar un poco masssssss… Alfonsina y el mar.

LA PRÁCTICA

Antes de iniciar la práctica me pregunto… ¿Qué necesito hoy? La respuesta es FUERZA… así que allá vamos.

1. Expulsión a fondo tres veces… alejando un humo turbio que se lleva la debilidad y el miedo dejando espacio a la fuerza regeneradora de energía. Después 10 respiración completa con los los brazos.

2. De rodillas en posición cuadrúpeda encadenamiento  perro, gato, montaña. Por 10 veces. Después liebre.

3. La marsopa o pirámide. Por 10 resp. Despues Liebre.

4. Plano inclinado. 10 resp. Liebre para compensar.

5. En postura de meditación.

TRATAKA.  Fijación de la mirada en un punto, objeto o vela… cada dos o tres minutos cierro los ojos y observó en mi interior. Por 3 ciclos.

Desarrollo la fuerza, el poder que otorga la concentración atenta, serena y relajada.

Con la mente limpia, o no, vaya usted a saber!, ojos cerrados… descanso en los vastos espacios de consciencia… sin solución de continuidad.

Llevo toda la vida queriendo usar esta retorcida frasecita y por fin le he encontrado lugar… jajaja.

NAMASTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DIA 39
Día 41
¿Te ha gustado mi día? Compártelo