LA RABIA

Soy humana, se confirma.

Hoy no escribo!

Eso he pensado cuando me he levantado.

No me sentía ni con ganas, ni con ideas, ni con nada.

Estaba rara.

He decidido observar lo que pensaba y lo que sentía.

Esto me suele funcionar… me situo en «modo» TESTIGO y miro a ver que es lo que anda por ahí dentro.

He dormido poco y mal… por qué? Sin motivo alguno o al menos aparente.

He comenzado a sentirme molesta por muchos de los comentarios que me hace la gente, en especial los amigos.

Cambio a «modo espejo» y me digo a mi misma : «corrijo en mi lo que me molesta de ti».

Y es que estoy muy susceptible y me molesta casi cualquier frasecita, ocurrencia, consejo o sugerencia.

Tengo claro que si me pone de los nervios es porque yo también lo hago y no me doy cuenta… Mal!

Tomo nota.

Creo que me siento cabreada con el mundo, tengo rabia, ganas de gritar, explotar y decirles a todos que se vayan al… puntos suspensivos.

Me pregunto si escribir sobre esto o no.

¿Por qué no? Pues por no molestar, no herir, caer mal, no ser aceptada, querida, comprendida.

Una bonita mezcla de soberbia y miedo a que me echen del rebaño.

Mi buena y esmerada educación me repite la orden: agradar, agradar, agradar Cristina.

Pero eso todavía me molesta más y me hace sentir peor.

Así que lo suelto todo y que sea lo que dios quiera.

Me molestan:

  1. Los comentarios «modo» padre/madre… Haz esto, no se te ocurra hacer lo otro, cuidate, abrigate, come más… y del estilo.
  2. Los… yo conozco a Fulanita y paso la quimio genial, ni se enteró, ah! Y para nada se le cayó el pelo, vaya tontería.
  3. Los… esto tu con lo fuerte que eres lo pasas de cualquier manera, que ni te vas a enterar, en unos meses como nueva, mejor que antes.
  4. Los… no se te ocurra ponerte peluca es horrible y pica… ponte peluca ya! Te verás genial y nadie lo notará.

JA! como si eso me importará un rábano.

  1. Ni se te ocurra trabajar… o… si no trabajas te vas a morir pero de asco.
  2. Cremas las mejores , las más caras, de eso nada, con la nivea azul de toda la vida vas que te matas… y mira que me mató eh!… jjj.
  3. Te veo genial, el cáncer no se te nota nada, estas mejor que nunca o… haces cara de cansada, no duermes bien?

Pues no, mire usted!

Y seguiría porque como veis me molesta prácticamente todo… soy un asco, que poca cintura (en todos los sentidos jjjj).

Bueno ya lo he soltado y ahora vendrán las consecuencias.

Mis amigos se sentirán aludidos y fatal y ya no se atreverán a abrir la boca, ni a llamarme, ni a nada… snif, snif, snif.

Bueno no todos, los de verdad me conocen, me aceptan, me perdonan y me comprenden… jajaja.

Ah! Y me quieren.

O ESO ESPERO!!!!

LA PRÁCTICA

  1. La expulsión a fondo. Tumbada, plantas en el suelo, manos unidas pon el dorso en dirección a las rodillas, como punta de flecha. Inspiró y expulso lentamente elevado la cabeza del suelo, metiendo el abdomen, vasculando pelvis, cerrando espacios, alejando rabia. 5 veces.
  1. Como necesito sacar más rabia todavía y me siento con energía, hago tres salutaciones al sol, eso sí, a mi marcha.

  2. Postura de extensión lateral. Triángulo o verja. Abro los espacios intercostales, mi tórax, mi corazón facilitando la expresión de mi sensibilidad.
  1. Liebre. Relajo y alineo mi columna en su centro.

  2. Medito con las manos en el mudras  (gesto) de la plegaria.

Me permito expresar

Lo que siento, con respeto hacia el otro y hacia mi misma.

La cosa es que ahora me siento MUCHO MEJOR!!!!… jjjjj.

«Dios nos coja confesados «.

Día 31
Día 33
¿Te ha gustado mi día? Compártelo