DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Lo primero os lo ahorró. Con deciros que es un carcinoma infiltrante y no se que más, suficiente.
Es el tratamiento lo que me ha molestado un poquito… es broma, claro, quiero decir que me ha caído como un mazazo, vamos que me tiene jodida.
Quimioterapia 6 meses, más dos de radioterapia y ya veremos si algo más, pero no me adelanto que con asumir esto ya tengo bastante de momento…
Es gracioso que uno de tus mejores amigos sea médico oncólogo.

Era tan, tan, tan guapo, desde siempre, que con 14 años me declaré y le pedí salir… jjj, yo para entonces ya era así.
Me dijo que le gustaba más mi amiga Pilar, me encogí de hombros y nos hicimos íntimos amigos… hasta hoy.
Lo cuento porque su mujer y mi marido conocen bien la historia y es motivo de cachondeo y buenos, buenísimos recuerdos para todos.
Creo que Pedro, así se llama el guapetón… Jjjjjj, lo pasó peor diciéndomelo, que yo escuchando la sentencia.
Es un ángel y no podría estar en mejores, ni más bonitas, manos. ¡¡¡¡Sigue siendo guapísimo!!!!
Me pregunta él, si me preocupa perder el pelo, yo me río.
Pude ver los efectos de la quimio en mi hija y os aseguro que eso es lo de menos.
Perder el pelo… No me hagas reír.
¡Pues fastidiate!… hoy mientras me lo lavaba en la ducha me ha dado muchísima pena despedirme de él.
Tanto, que como seguramente dentro de un mes estaré calva, me he dedicado a gastar compulsivamente todos los productos estupendos que guardaba para las ocasiones especiales… jajaja.
¿Ocasiones especiales, qué es eso?
Me he puesto doble de todo, de champú, suavizante, crema reparadora (¿Reparadora? Me muero de risa. ¡¿Qué voy a reparar si no voy a tener?!) aceites esenciales… lo mejor y lo más caro… ¡A la mierda!
Por cierto me ha quedado precioso, brillante y sedoso como nunca.
También tenía hora para corte, color y mechas la semana que viene en la pelu, pues no la pienso cancelar.
Mientras dure sobre la cabeza a lucir pelazo, buena soy… Porque yo lo valgo…jjjj. (publicidad subliminal).

Hoy llevo todo el día en la cama, con una migraña espantosa y vomitando… pero sobre todo llorando sin parar.

Tengo que confesar que es el primer día que lloro de verdad y ya iba siendo hora.

He debido pillar otro virus, que no me estoy privando de nada.
Se que estamos y me pongo en manos de Dios. Trato de confiar, de entender lo inentendible, aceptar, asumir, ceder, abandonar, fluir… En fin, todo eso que predico tanto… ¡¡¡¡Pero voy a echar tantas cosas de menos!!!!… A esto le llamamos en yoga practicar el DESAPEGO:

1. A mis alumnos de yoga que me “Suman” como nadie. Crezco con ellos cada día. Ni sospechan lo mucho que significan para mí. Los mejores maestros, espejos donde mirarme, bastón para seguir.
No es fácil entender lo que supone que te guste con locura tu trabajo y tener que abandonarlo.
Por muchos motivos como me explicó Pedro, pero uno evidente de entre todos.
Las defensas caen en picado, el venenito las mata tambien y estaré expuesta a todo, infecciones, gripes, un simple catarro puede convertirse en un temido e indeseado inconveniente.
Así que todo lo que tenga que coger, que lo coja ahora.

2. Echaré de menos mi aparato digestivo que siempre ha funcionado tan bien.

3. Mi pelo, mis uñas, mis huesos, mis articulaciones, mi piel, lo blanco de mis ojos…

No sigo.
No es que lo pierdas todo, pero te lo machaca… literal.
Espero con todas las fuerzas de mi corazón conservar mi sonrisa y mi buen humor.
Y pa lante!.
Hoy ya no más… que no tengo ganíca.
“Y esto es to, esto es to, esto es to-do amigos”.
“Fantasías animadas de ayer y de hoy”.
(Un guiño a los de mi generación, de los dibujos animados de entonces… jjjj).

Día 27
Día 29
¿Te ha gustado mi día? Compártelo