Hoy he pensado que me van a mutilar el cuerpo.

Enseguida me he echado a reír recordando lo que fue que me mutilaran el alma hace seis años, cuando mi querida hija Ana murió después de sufrir lo inimaginable por una maldita enfermedad “rara”.

Además, no me gusta la palabra mutilar. La cambio por donar y voy a donar a la ciencia parte de mi máma para el estudio de esta enfermedad que tanto hace sufrir a millones de mujeres en el mundo.

Otro pensamiento interesante ha sido cuando frente al espejo me estaba secando el pelo… Me ha dado por pensar que quizá no pueda mover bien el brazo derecho por una temporada y yo sin mi secador no soy nada. Así que me he puesto a intentarlo con el brazo izquierdo. Un desastre jjj

Lo interesante ha sido la reflexión que ha venido a mí inmediatamente. Estaba viviendo en el mañana, me había escapado del ahora, del presente maravilloso y perfecto que es a cada instante. Aquí, ahora.

El mañana no existe… ya se verá… Ahora estoy aquí, me siento bien y mi brazo derecho está perfectamente.

Por cierto, el pelo me ha quedado fenomenal, como siempre jjj

Notas sobre el título de mi diario: Con C de Cristina

A mi me gusta porque si lo leo seguido, aparece una palabra que me encanta…. “concede”… yo la relaciono con el hada madrina que viene a “conceder” todos los deseos… y me pongo a desear…

Deseo y me concedo.

Ser y hacer feliz.

Seguir riendo alto que yo me río muy alto jjj

Que mi mente siga haciendo chistes con cualquier tontería que me suceda…y es que me lo paso muy bien con ella (con mi mente chistosa).

Servir y con-ceder todo cuanto pueda al mundo en el que vivo,

orar en mis silencios. Lo que viene siendo charlar y sobre todo escuchar a Dios.

Ser real, verdadera, auténtica.

Abrazar la vida  y dejarme querer.

Actuar por y con amor… con-pasión.

Ser compasiva, saber acompañar- me-te en el dolor, con amor.

Otro día más… jjjjjj

 

Práctica para hoy

 

  • De pie, asentada en la tierra que me sostiene, abrazo mi esfera verde esmeralda (imaginaria); la desplazo con amor, delicadeza, elegancia, en todas direcciones, hacia todos los puntos cardinales. Luego la llevo a mi corazón y me lleno de su luz, de vida, de salud.
  • En la media luna, me muevo dulcemente balanceada por una suave brisa que me acaricia y me hace adaptable, flexible, ágil, vulnerable y fuerte. Porque  mi vulnerabilidad es mi fortaleza.
  • Me estiro en la palmera, de la tierra al cielo.
  • Medito en mi pensamiento semilla de hoy : “en mi vulnerabilidad esta mi fortaleza”.
Día 1
Día 3
¿Te ha gustado mi día? Compártelo