Navidad

Dicen que hay dos tipos de personas en el mundo (que no, que hay más…jjjj) las que adoran la Navidad y a las que no les gusta nada… yo soy de las primeras.

Desde que falta mi hija Ana las navidades son mucho más tristes lo reconozco, pero no lo puedo evitar, me siguen gustando… es lo que tiene ver el vaso siempre medio lleno.

Nati-vidad… es nacer a la vida.

Cada año todo se renueva, los días empiezan a ser más largos y tendremos más horas de sol y de luz.

Camino de la primavera, los campos y los jardines renacerán y tras el sosiego y el retiro del invierno todo volverá a crecer.

Quizá es un buen momento para plantearnos a qué queremos nacer… Yo voy a escribirlo en un papel, lo voy a guardar en un cajón y el año que viene lo leeré y comprobare si he renacido de verdad en ello.

Como todos los buenos deseos esto es mejor mantenerlo en secreto…jjjjj

Que lo sepas tú y tu corazón.

Luego está el tema de los regalos. Parece que la sociedad de consumo nos invita a comprar y comprar, y seguro que te sorprende mi comentario… Pero ¿por qué no comprar? Si se hace con cabeza… como todo.

Siempre he pensado que el dinero tiene que devolverse al torrente de la vida.

No derroches, pero no atesores.

Dar para dejar espacio a lo nuevo es una buena terapia y sobre todo si lo que das va para gente que de verdad lo necesita.

Yo en broma… jejeje Le pedí a mis  visihuéspedes que trajeran siempre, si venían a verme, un regalo.

De esta manera mi casa se ha llenado de flores de pascua. La foto de los  bombones no os la mando porque me los he comido todos. No sé que me hizo el cirujano en el quirófano, pero antes no me gustaba el dulce y ahora no paro de comer… jejeje.

Voy a decir una cosa muy manida pero verdadera… el autentico regalo no está en el paquete si no en la mano que lo entrega. El verdadero regalo es el visihuésped.

Y todavía diré algo más… Los regalos que más me gustan no son los que hacemos los días señalados en el calendario, si no cuando damos, algo que nos gusta de verdad, desde el corazón, a alguien que no queremos o no conocemos demasiado.

Ese gesto espontáneo… Como cuando alguien te dice  “¡Ay qué bonito ese collar!”  y tú, aunque sea tu favorito, te lo quitas y se lo das… Eso si que es un señor regalo… pruebalo… da un gustirrinin…

Mi mejor regalo de esta Navidad lo recibí ayer por la tarde… Vinieron todas las amigas de mi hija.

Unas preciosidades de 25 años que se pasaron  la tarde conmigo en lugar de irse de compras o de paseo  con sus novios.

Les doy las gracias a todas y a cada una.

Van a ser unas mujeres extraordinarias.

El mundo será un muchito mejor con ellas en él.

Vaya por delante mi enhorabuena a sus padres y al colegio dónde se formaron… ¡ole con ole con ole y olé!

La práctica

La puedes realizar por la tarde-noche o si te gusta en cualquier momento del día.

En la cama o en el suelo tumbado en una esterilla o alfombra.

Siéntate muy cerca de la pared,  túmbate y coloca las piernas elevadas y apoyadas en ella, perpendiculares al suelo.

Comienza colocando las manos entrelazadas detrás de la cabeza y masajea suave con los dedos pulgares la base del cráneo.

Cierra los ojos y respira lentamente. Empieza a sentir como todo se calma y repite en tu interior el pensamiento semilla: “Estoy bien, me siento bien , estoy en casa , ya he llegado”.

Relaja ahora los brazos en el suelo. Mantén la interiorización y siente cómo la energía en forma de luz, del color que más te guste, penetra por las plantas de los pies, desciende por las piernas hacia el suelo pélvico, caderas ,va llenando todas las partes de tu cuerpo… Bajo vientre, abdomen, pecho, garganta cabeza, por detrás… Toda la columna vertebral ,toda la espalda… Te llenas de luz.

Coloca ahora las manos en la parte baja de tu abdomen con los dedos en dirección al pubis y evoca la imagen de tu padre.

Las manos debajo del ombligo y evoca la imagen de tu madre.

Las manos encima del ombligo y evoca tu propia imagen.

Las manos en el corazón. Imagina un pequeño altar con sus velitas, incienso o lo que más te guste… y visualiza  las tres figuras en un abrazo lleno de amor y ternura.

Inspira para dejar que todo ese amor ascienda del corazón a la garganta y de la garganta a la pineal, en el centro de tu cabeza y desde la pineal deja que la luz del alma irradie en todas direcciones y llene todos los espacios de tu casa, del hospital, de la ciudad, del país, del mundo, del universo entero.

Permite que tu luz brille como una estrella más en la Navidad.

Nota sobre la práctica

Sus beneficios:

Te ayudara a concentrar la mente y a desarrollar la memoria.

Descansa las piernas , permite el retorno venoso, mejora la circulación sanguínea  y linfatica.

Riega todos los órganos de tu cuerpo,la cabeza, el cerebro ,sus hemisferios , las neuronas.

Mejora la función renal , cardiaca y respiratoria.

Facilita el sueño, previene la ptosis, el descolgamiento de los órganos.

Las posturas invertidas son las reinas del yoga, sus beneficios son incontables.

Solo ten cuidado si eres hipertenso o tienes algún problema de corazón o circulatorio grave.

En este caso practícala si quieres con la imaginación. dice la neurociencia que las áreas del cerebro que se activan imaginándola son las mismas que  se encienden haciéndola.

Puedes mejorar la postura, colocando un cojín bien pegado a la pared debajo del sacro , elevando así tus caderas y permitiendo que la inversión sea un poquito  mayor.

Escucha a tu cuerpo, si sientes dolor, agobio, no respiras bien o se eleva la temperatura en la cabeza, deja la postura.

Feliz PRÁCTICA y felices sueños… verás que bien duermes hoy.

Día 14
Día 16
¿Te ha gustado mi día? Compártelo