NUEVAS HABILIDADES…

Algunas cosas más me quedan en el tintero.

Ahondando en la reflexión de ayer recuerdo un fantástico artículo que leí el otro día sobre el Yoga y su verdadero significado.

Voy a ver si lo encuentro para citarlo bien… Que plagien otros… jijiji.

Lo encontré!

El artículo es de Pablo Ferrero, búscalo en Facebook, te gustará.

El autor nombraba todos los tipos de yoga que circulan por el mercado.

Parece que crecen como hongos tras días de intensa lluvia.

No están mal.

Sirven para tanta variedad de gente como hay, pero el yoga para algunos es otra cosa.

En concreto para mi tiene mucho más que ver con lo que os conté ayer sobre la estrecha unión que sentí con mis compañeros de banquillo del hospital.

Cuando la venda te cae de los ojos y te encuentras en la mirada de otros.

Cuando la posada del corazón abre solicita sus puertas y te reconoces en el corazón del huésped.

Cuando las almas vuelan sin fronteras y se encuentran libres e iguales en su vuelo.

Cuando la mente obtusa y ofuscada rompe los grilletes de la razón lógica y conoce al otro en si misma, sin barreras, sin distinción que valga.

Cuando el discernimiento deja caer el velo de MAYA y la vana ilusión se aleja, dejando entrar la luz que nos permite ver en lo ajeno, lo propio, lo de uno mismo, que lo mismo es.

La sorpresa de lo eterno, de lo igual, de lo simple y sencillo de la realidad última que nos iguala y nos une en comunión sin par, eso es Yoga.

Ando encontrándome en el otro, no solo en los últimos días de hospital, sino también en mi recién descubierta afición… Bailar Swing.

Coincidiendo con el fin del tratamiento que me ha llevado a la VICTORIA contra mi ‘C’, me ha dado por aprender a bailar.

He elegido el Swing porque siempre me gusto esa música deliciosa, ese estilismo, los trajes, el pelo, los zapatitos, la dulzura algo cursi de los locos años veinte, treinta, cuarenta…

Convencer a mi Jorge no me ha costado mucho, los dos andamos torpes en estas lides y partimos de cero y sin demasiadas expectativas, condiciones indispensables que garantizan un éxito seguro y sin precedentes… Jajajajaja.

Zaraswing es el nombre de la Asociación elegida para desarrollar nuestra nueva habilidad, desconocida hasta la fecha.

Me gustan mucho no solo por lo que enseñan, sino porque sé de buena tinta que realizan una maravillosa labor social, acudiendo a bailar siempre que lo solicitan a residencias, hospitales y encuentros benéficos, fiestas y lugares públicos donde solo buscan ayudar y reconfortar a los que sufren de soledad y olvido.

Eso me parece lo Masssss.

Empezamos este martes y lo pasamos genial.

Fue la caña.

Vamos con una pareja amiga, Yolanda y Rafa, con los que la vida también nos ha reencontrado.

Dos seres de luz.

Tendríais que vernos.

Cuatro patos mareaos, muertos de risa, vivos de alegria.

En la clase te van cambiando de pareja de tanto en tanto, te guste o no, así que no queda otra que bailar con todos… jijiji.

En ese encuentro también encontré a Dios, valgan todas las redundancias…

Compartiendo la música y los torpes y recién aprendidos pasos de baile.

Estrechando el abrazo que precede al comienzo con cada nuevo o nueva acompañante.

Tomándonos con cierta timidez las manos.

Mirándonos los ojos y sobre todo los pies para evitar el pisotón temido, que los míos, los pies, siguen regulin.

En ese encuentro breve, fugaz y divertido, también me reconozco.

Reconozco mi alma, mi ilusión, mi sonrisa y me miro dichosa en ese espejo amigo.

Y comprendo feliz que eso también es Yoga.

El yoga que me gusta, el yoga de la Unión, del reconocimiento, del reencuentro conmigo, con el otro, con Todo.

LA PRÁCTICA

No bailes swing si no te gusta, pero encuentra una habilidad o afición, olvidada o soñada, nueva o rescatada del último rincon de la infancia.

Aunque soy anticonsejos no puedo evitar darte este.

Aprende a hacer algo nuevo o perdido en el tiempo, no importa lo que sea.

Patina, pinta, canta, baila, pasea, corre, coge la bici, toca un instrumento, súbete a un escenario, escribe un poema, o mil paginas de historias…

Colecciona, ve de museos, restaura muebles, cose manteles, viste muñecas, construye miniaturas, arregla maquinas antiguas, decora camisetas…

Alguien da más… Jajajajaja.

Expresa tu alma y ve al encuentro de otros.

Todo es Uno, aunque suene vacío.

No somos tan distintos, ni estamos tan lejos.

NAMASTE

Día 141
Día 143
¿Te ha gustado mi día? Compártelo