Maya

Hoy me he levantado con menos molestia. Tengo dos cicatrices, una más grande que anda muy bien, se ha cerrado por completo.

Pero la pequeñita está dándome la lata.

Se ha soltado algún punto y cicatriza peor.

Lo mejor es que ya no tengo esos dolores tan intensos, ahora es tan sólo una molestia, constante, pero que se sobrelleva perfectamente.

Tomo mucha menos analgesia y me siento más viva, con más energía, con más ganas de moverme y de hacer. Realizando actividades cotidianas se me olvida en algunos fugaces momentos que estoy enferma.

Esto me ha ocurrido esta mañana cuando he abierto los ojos. He pensado: ¿es realidad o ficción?, ¿realmente me está pasando esto a mí o lo he soñado?

De ahí el título de hoy… Maya.

En India creen que todo es Maya… todo es ilusión.

Cuanto vemos en el mundo, todo lo que nos rodea y nos parece real, la materia, las cosas, la Tierra , nuestra vida en ella… es Maya, es ilusión.

Aquí en Occidente tenemos conceptos muy similares…

La famosa Cueva de Platón, la saga de Matrix, hablan de la misma idea… qué es real… qué es ilusión…

Una reflexión interesante.

La semana previa a la operación cuando no había ningún dolor, ninguna molestia y estaba haciendo cosas corrientes, normales, de mi día a día, me sorprendí a mí misma pensando… ¿de verdad tengo cáncer?, ¿esto me está pasando a mí?…

En el camino del Yoga vas quitando velos de ilusión que te impiden ver la realidad esencial.

Es como si llevaras un montón de gafas oscuras puestas y a medida que avanzas en el camino te vas sacando una tras otra y cada vez vas viendo más claro, más nítido, con más luz, todo cuanto te rodea y a ti misma. Comienzas a distinguir lo esencial de lo no esencial.

A esto lo llamamos DISCERNIMIENTO.

El cáncer  te arranca de golpe, como poco, seis o siete gafas de esas oscuras… jejeje alguna ventaja tenía que tener.

Esto me conduce a la gran pregunta:

¿Quién soy yo?

¿Quién soy yo?

¿Quién soy yo?

LA PRÁCTICA

  1. CAMINANDO CONSCIENTE.

A mí me gusta hacerlo con un mantra que marque un ritmo lento, suave y delicado.

Me coloco de pie y mis manos adoptan el Mudra de la Libertad. Las cruzo una encima de la otra, sobre mi pecho los dedos pulgares entrelazados, como dibujando con ellas unas alas… las alas de la libertad.

Cierro los ojos y escucho la música, respirando tranquila y lentamente, en calma,en paz… la sonrisa en el rostro. Abro los ojos y al ritmo de la música comienzo a caminar…

Adelanto un talón, lo apoyo suavemente en el suelo y conforme la planta del pie desciende voy levantando el talón de atrás.

Adelanto ese pie, apoyo el talón delante y mientras la planta del pie desciende al suelo levanto el talón de atrás.

Adelanto, apoyo el talón, desciende la planta, el talón de atrás se eleva… y así sucesivamente.

Con atención plena siento mis pies… talón, planta… me muevo con armonía, delicadeza y elegancia (o lo intento… jejeje). Busco el equilibrio  con el espacio que me rodea, con la música, con mi respiración, con mi alma.

Puedes hacerlo en el pasillo de tu casa, en el parque, en el pasillo del hospital… te mirarán raro… jejeje… pero a ti que mas te da…

Ponte los cascos y disfruta del paseo.

 

  1. ME SIENTO A MEDITAR.

Respiro lentamente varias veces dejando que la calma se apodere de mí.

Los ojos cerrados.

El cuerpo quieto, la espalda recta, firme, estable, completamente cómoda.

Una combinación perfecta entre estabilidad y comodidad, eso define mi postura.

¿QUIÉN SOY YO? Repaso  mi cuerpo desde los pies hasta la cabeza… Yo no soy mi cuerpo… soy quien lo observa.

Observo mi respiración serena y natural… yo no soy mi respiración, soy quien la observa. Observo el espacio mental delante de mis ojos cerrados y los pensamientos que cruzan, que vienen y van… Yo no soy mis pensamientos, soy quien observa.

Observo mis sentimientos, sea lo que sea que siento ahora… Yo no soy mis sentimientos, soy quien observa.

Vuelvo la mirada a quien observa y encuentro al TESTIGO… 

Me instaló en él.

YO SOY ESO…

Preguntate:

¿quién soy yo? …  y averígualo tú mismo.

Ahí lo dejo

Día 12
Día 14
¿Te ha gustado mi día? Compártelo