ESPEJISMO

 

Si me espero a escribir grandes cosas, no escribo y la verdad, lo echo de menos.

Así que me pongo a ello y que salga lo que tenga que salir.

Contar las cosas sencillas que tienen lugar durante la semana es como ordenar el cajón de los calcetines.

Tiro los viejos con agujeros, los ordeno por tamaños y colores y el resultado es un cajón precioso que parece nuevo… jjj.

Escribir me da una perspectiva distinta sobre lo que me ocurre.

Yo le llamo «la mirada impersonal».

Es muy importante aprender a mirar con ella.

Separarse de los problemas, verlos como ajenos, distantes, lejanos, nos facilita su correcto enfoque, impide que nos impliquemos en ellos hasta las trancas y nos pinta el corazón de una capa protectora de barniz antidramas.

La «mirada impersonal» te equipara a la manada, te baja al campo y te pone a pastar con todos…

Eres una más, tu problema es uno más, tu vida es una más.

Te concede humildad y perspectiva, dos casualidades esenciales contra la soberbia y egocentrismo.

Ya me estoy yendo por las ramas…

Al lío Cris, al lío.

El martes me pusieron el gotero de quimio.

Tras quince dias sin veneno de hojalata, solo he sido capaz de subir los leucocitos de 1,8 a 2,6.

Suficiente para continuar el tratamiento, ha dicho el guaponcologo.

Pondremos la inyección los viernes y a confiar…

Esta vez mi amimedico me ha reñido: «no te obsesiones con las cifras de leucos, ni de nada, el médico soy yo, confía en mi y olvida los números».

Tiene mucha razón, si me dan una cifra baja, casi de inmediato me empiezo a encontrar peor.

Si no sé nada de la cifra, sigo adelante mas optimista e ilusionada.

Se llama «efecto placebo» y es tan real como la vida misma.

Así que a la «M» con las cifras.

Vayamos al grano, que frase tan fea, me imagino ese grano y ¡que horror!… jjj.

Dos semanas sin quimio han sido un ESPEJISMO.

Ver como real una simple ilusión.

“Maya» haciendo de las suyas, volviéndome loca y riéndose de mi.

Me he sentido tan bien, tan llena de energía y de vida de nuevo, que la vuelta al tratamiento me ha resultado más dura de lo que esperaba.

Eso me pasa por esperar nada, que parezco tonta, que no aprendo.

Desde el gotero voy sin freno y cuesta abajo.

Cansancio, inapetencia, malestar, desgana, molestias y esta especie de gripe por la que tengo que pasar cada vez que me ponen la inyección para las defensas.

Vi delante de mi un oasis de mentira, con palmeras, camellos y Lorenzo de Arabia… jjjj.

Un remanso de descanso donde saciar mi sed y volver a ser yo…

Hoy, ya estoy aqui otra vez, tirada en la cama, sin ninguna gana de levantarme, sin pilas, sin gasolina, a ver quien es la guapa que tira ‘palante’.

¿Que hago?

Y entonces viene a rescatarme…

LA PRÁCTICA

Mi Meditación.

Cierro los ojos, respiro profundo y vuelvo a preguntarme ¿que hago?

Tras unos momentos observando mi respiración natural y espontánea la respuesta llega a mi tan nítida y tan clara que casi me doy un susto… jijiji.

Nada.

La respuesta es NADA.

No hagas nada.

No dices que estas cansada, pues perfecto, no hagas nada.

Ríndete, deja de luchar, de pegarte cabezazos contra la pared, de cansarte mas, de desgastarte, de malgastar inútilmente tu preciada energía vital, tu Prana, tu tesoro.

Abandónate a Dios, a la vida, al universo, al Ser, al fluir, al momento presente… Llámalo como más te guste, pero «abandónate» y DEJATE EN PAZ, de una puñetera vez.

Cuando comprendo que no hay nada que hacer, nada que lograr, nada que demostrar, nada que conseguir, nada que buscar…

Cuando comprendo que ya esta todo aqui y ahora, que la perfección esta aqui, que la felicidad es ahora, es entonces cuando se abre ante mi y me envuelve, me nutre, me colma…

Me es dado, se me concede todo lo que necesito, que no es otro cosa que una deliciosa tarta de paz, rellena de dulce de amor y adornada con delicioso merengue de silencio y de calma.

A comerrrr!!!!!

Jajajajaja.

NAMASTE

Día 122
Día 124
¿Te ha gustado mi día? Compártelo