Jornada de reflexión

 

Hay algún sitio, en algún lugar, para algunas personas dónde hoy se ha declarado jornada de reflexión… jajaja!!!! Perdona que me ría. No es una risa de burla, es un poco risa amarga.

Jornada de reflexión debería ser cada día, para todos y en todos los rincones de esta España nuestra, esta España tuya, esta España mía…  

Es curioso además que la jornada de reflexión se la den a la población para que piensen sobre los políticos… cuando  debería ser al revés, darles el día  a  los políticos para que vayan pensando un poquito más en la población.

Pero vivimos en el mundo loco.

Mi prima Nuria, mi queridísima prima Nuria, una economista sobresaliente, por altura de cuerpo, porque es muy alta jajaja y por altura de inteligencia y moral, en lo que a todas luces sobresale… escribió una tesis (cun  laudem jjjjj) que ella intentaba explicarme cada noche, cuando volvía del hospital de cuidar a mi hija Ana.

Tranquila Nuria aquellas noches me enriquecieron mucho y me sirvieron de consuelo y alivio.

Viví con Nuri en Barcelona durante todo el proceso del trasplante de médula de mi hija.

Recuerdo que yo cogía boli y papel y tomaba notas de lo que ella me contaba.

Se me caía la baba escuchándola.  

Pero de todo aquello se me quedó una cosa importante… ella trataba de llevar la filosofía, la moral, la ética y los principios  a la economía de mercado… a las grandes empresas, a las pequeñas, a las medianas, a las estadísticas, a los monopolios, a la ley de mercado de oferta y demanda, al dinero y a su manejo… y eso me parecía una idea genial.

Hoy he pensado que todos esos valores y principios deberían llevarse también a la política.

Alguien en algún sitio debería hacer una tesis sobre esto.

Políticos, politólogos, tertulianos, asesores… incluso alguna monja que he visto en la tele…  se llenan la boca con palabras rimbombantes sobre todo lo que van a hacer por nosotros.

Bla…bla….bla…parole, parole, parole…

Creo yo que todos  deberíamos tener presentes cada día y en todo momento esos principios y valores que parece que se están perdiendo en el armario del olvido.

Aprovecho para nombrar, sucintamente, los 10 principios del yoga: yamas y niyamas. Seguro que la mayoría de la gente no habrá oído hablar jamás de esto y le suena a cuento chino… Pues no, no es chino… jejeje… es indio.

Son principios tan sencillos, tan universales, tan básicos… que a todos os van a resonar.

YAMAS

  1. La no violencia.
  2. La verdad.
  3. No apropiarme de lo que no es para mí.
  4. No malgasto mi energía en lo no esencial.
  5. No atesoro, ni codicio.

 

NIYAMAS

  1. La limpieza de mente y de vida.
  2. El contento interior, la alegría.
  3. La sencillez, la simplicidad, austeridad.
  4. El estudio y el reconocimiento de uno mismo.
  5. El abandono a Dios.

LA PRÁCTICA DEL DÍA.

Escojo uno de los 10 principios yoguicos y trato de vivir toda mi jornada haciéndolo presente, REFLEXIONANDO con mayúsculas, sobre eso que elijo. Aplicándolo en la medida de mis posibilidades y transformando así mi día en una verdadera jornada de REFLEXIÓN.

Día 10
Día 12
¿Te ha gustado mi día? Compártelo