NO SOY YO DE PENSAR…

No soy yo de pensar que mi camino es el único, ni mucho menos, el mejor.

Dios me libre.

El cáncer es un escollo en mi vida, una piedra en el camino, como dice la ranchera ¡y que piedra!

Pero de momento no es más que un obstáculo grandullón que estoy bien dispuesta a superar.

En mi caso, el yoga es mi gran aliado.

Tengo suerte.

Llevo desde los 25 años practicándolo y ya voy por 55.

Ahí es nada.

A veces no sabemos por que las cosas aparecen en nuestras vidas y tiene que pasar el tiempo para entender los caprichosos juegos del destino.

Yo soy funcionaria de carrera y nunca se me pasó por la cabeza dedicarme a esto del yoga.

Practicarlo era una cosa, pero quien me iba a decir a mi que acabaría enseñando y compartiendo todo lo que fui aprendiendo con tantos y tan buenos maestros que se cruzaron conmigo.

En este blog explico de alguna manera como la meditación y el yoga me han ayudado a comprender y a afrontar mi gran “C”, pero tu puedes encontrar tu propia manera de hacerlo.

Hay muchas formas, infinitas, diría yo, tantas como personas seguramente.

Sólo tienes que aprender a escuchar a tu corazón y él te mostrará el rumbo.

Un consejo de alguien, que ni los da, ni los pide, ni le gustan… jjj.

Recuerda que tu eres tú mejor maestro, así que aprende a escucharte a ti.

Mi gran amiga Rosa compartió conmigo una frase que resume muy bien el significado del yoga en mi vida y en mi cáncer.

Dice así:

“Tu objetivo innato es el punto intermedio entre dos líneas…

Una es, lo que te gusta hacer y la otra, lo que el mundo necesita de ti.

¿Que amas hacer que pueda ayudar al mundo?

No te pongas límites.”

Yo no me los pienso poner…

Amo hacer YOGA, amo enseñarlo y compartirlo, amo escribir este blog, amo vivir…

Y no se si esto es lo que el mundo necesita de mi, pero pienso seguir haciéndolo.

LA PRÁCTICA

Completaremos hoy, por fin, nuestro ejercicio de concentración.
Repasa, si te va bien, las entradas anteriores para ubicarte, y comenzamos.

Sentad@ en meditación, coloca nuestra famosa cucharilla delante de ti.

Obsérvala con “atención relajada”, recordando la importancia del significado de estas dos sencillas palabras.

No te disperses, pero no te tensiones.

No te distraigas, pero no te empeñes en forzar nada.

No te duermas, pero date cancha y déjate un poco en paz.

Observa atentamente cada detalle de la cuchara.

Tócala, palpa el material de la que esta hecha, la textura, la temperatura, las líneas, las curvas, sus partes planas, cóncavas, convexas.

Puedes probar su gusto en tu boca, incluso como huele.

Mírala con todo detalle, sus brillos, sus dibujos, si los tiene, los efectos de la luz sobre ella.

Cierra ahora los ojos y trata de reproducirla en la pantalla mental interior.

Como si estuvieras viendo una fotografía idéntica a tu cuchara.

Obsérvala y vuelve a cerrar los ojos un par de veces más, tratando de memorizar el mayor número de detalles posible.

Mantén ahora los ojos cerrados y observa tu cuchara interior.

Deja que te traiga recuerdos, que te evoque sensaciones.

No se… Tu primera papilla, la cuchara que usabas de pequeño.

El sabor de un sabroso bocado que comías con ella.

Disfruta un poco con todo lo que la mente y tus recuerdos te traigan.

Piensa ahora en la cantidad de tipos de cuchara que hay en mundo.

Diferentes tamaños, texturas, calidades, viejas, nuevas…
Imagina una que te gustaría tener o fabricar, que quizá pueda suponer una gran innovación en el mundo de las cucharas, que quizá pueda ayudar a mucha gente por ser un gran invento para el futuro.

Lo que se te ocurra…

Da rienda suelta a tu creatividad y disfruta imaginando.

Quédate después en silencio.

Abandona tu cuchara y descansa en tu ser, sin nada que hacer, ni que esperar, ni que obtener, ni que buscar, sólo SER.

Cuando al cabo de un tiempo vuelvas a abrir los ojos quizá te sorprendas del tiempo que ha pasado desde que iniciaste el ejercicio.

Es lo que tiene la concentración, cuándo es buena… El tiempo y el espacio desaparecen como por arte de magia y viajas fugaz por otras dimensiones.

¡Bon voyage!

NAMASTE

Día 102
Día 104
¿Te ha gustado mi día? Compártelo